Ploder

Construcción/Arquitectura/Decoración

El auge de las mini casas

Han tenido un incremento exponencial en la última década, y cada vez son más los que se unen al movimiento "The tiny life", las mini casas están presentes en todo el país, y más personas deciden cambiar su amplia vivienda, por una mucha más reducida.

Antes era al revés, todos querían una gran casa en la que vivir y lo normal era que una vivienda normal tuviese más de 100 metros cuadrados. Pero cuando llegó el boom de la construcción, los metros cuadrados se vieron reducidos por no disponer del espacio suficiente. ¡Cuantas más viviendas hubiese, mucho mejor!

El auge de las mini casas

La gente se quejaba de sus 70-80 metros cuadrados, al que no estaban acostumbrados. No había espacio suficiente para la acumulación de cosas que se tenían.

Pero la cosa ha cambiado. Hay más gente conciencia con el minimalista, también en la vida. Simplificar tu vida de tal modo que no necesites más que los metros imprescindibles para vivir.

Así han nacido las mini casas. Unas viviendas de unos 30-40 metros cuadrados equipadas con todo lo necesario para poder vivir en ellas, pero en el mínimo espacio.

Generalmente tienen ruedas incorporadas, para poder engancharlas a un coche y viajar de un lugar a otro. Esto es quizás, lo más interesante de las mini casas, no estar atado a un lugar concreto, sino tener la libertad de vivir en cualquier lugar que quieras.

Esto significa que, aunque no hay que desprenderse de todo lo que tenemos, si que hay que reducir su cantidad de forma considerable. Está claro que todo lo que tenemos en una casa de 80 metros cuadrados no nos va a caber en una de 40. Una simplificación de nuestra vida en toda regla. Seguro que si te pones a mirar el armario y los cajones, hay cientos de cosas que no utilizamos.

Pero el movimiento de las mini casas no significa necesariamente un sacrificio, o vivir con escasez de muebles. Los diseños innovadores y bien planificados de algunos propietarios, han puesto de manifiesto que una casa de tamaño pequeño, en realidad, lleva a una vida más simple, pero más completa.

El reducido espacio conecta a toda la familia, a los amigos y a la naturaleza. Y te liberas de hipotecas, del despilfarro y de espacio innecesario. Incluso familias con varios niños ya se han mudado a su mini casa, y hablan de todos los beneficios que ello les ha reportado.